¡Te damos la bienvenida!



miércoles, 12 de abril de 2017

Una flor entre las piedras


Era una vez una flor que nació en medio de piedras. Quién sabe cómo, consiguió crecer y ser una señal de vida en medio de tanta tristeza…

Pasó una joven y quedó admirada con la flor. Luego pensó en Dios. Cortó la flor y la llevó a la iglesia. Una semana más tarde la flor había muerto.

Pasó un hombre, vio una flor, pensó en Dios, agradeció y la dejó allí; no quiso cortarla para no matarla. Mas, días después, vino una tempestad y la flor murió…

Pasó una niña y vio que aquella flor era parecida a ella: bonita, pero sola.
Decidió volver todos los días. Un día la regó, otro día le trajo tierra, otro día la podó, después le hizo un cantero, le colocó abono…

Un mes después, donde había piedras y una flor, había un jardín.

Así se cultivan las relaciones con nuestra familia, amigos y aquellos que nos rodean.


sábado, 11 de febrero de 2017

El sol y el viento



El sol y el viento discutían sobre cuál de dos era más fuerte.

La discusión fue larga, porque ninguno de los dos quería ceder. Viendo que por el camino avanzaba un hombre, acordaron en probar sus fuerzas desarrollándolas contra él.

-Vas a ver – dijo el viento - como con sólo echarme sobre ese hombre, desgarro sus vestiduras.

Y comenzó a soplar cuanto podía. Pero cuantos más esfuerzos hacían, el hombre más oprimía su capa, gruñendo contra el viento, y seguía caminando. El viento encolerizado, descargó lluvia y nieve, pero el hombre no se detuvo y más cerraba su capa. Comprendió el viento que no era posible arrancarle la capa.

Sonrió el Sol mostrándose entre dos nubes, recalentó la tierra y el pobre hombre, que se regocijaba con aquel dulce calor, se quitó la capa y se la puso sobre el hombro.

-Ya ves - le dijo el Sol al Viento - como con la bondad se consigue más que con la violencia.


Los seres humanos deberíamos pensar profundamente acerca de nuestras acciones. Utilizamos la violencia, la ironía, la agresividad, la hipocresía y la burla para tratar de lograr nuestros objetivos. Pero no nos damos cuenta de que, la mayoría de las veces, con esos métodos, son más difíciles de alcanzarlos. Siempre una sonrisa puede lograr mucho más que el más fuerte de los gritos. Y basta con ponerse por un momento en el lugar de los demás para comprobarlo. ¿Preferimos una sonrisa o un insulto?… ¿Preferimos una caricia o una bofetada?… ¿Preferimos una palabra tierna o una sonrisa irónica?… Pensemos que los demás seguramente prefieren lo mismo que nosotros… Entonces tratemos a nuestros semejantes de la misma manera en la que nos gustaría ser tratados… Así veremos que todo será mejor… Que el mundo será mejor… Que la vida será mejor…

martes, 6 de diciembre de 2016

Luz para el camino


Hace cientos de años en una ciudad de Oriente, había un hombre que caminaba por las oscuras calles llevando una lámpara de aceite encendida.
La ciudad era muy oscura en las noches sin luna como aquella.
En determinado momento, se encontró con un amigo. El amigo lo reconoció y le preguntó: ¿Bruno qué haces con una lámpara en la mano, si tu eres ciego?
El ciego le respondió: Yo no llevo la lámpara para ver mi camino. Yo conozco las calles de memoria. Llevo la luz encendida para que otros encuentren su camino cuando me vean...
No sólo es importante la luz que me guía a mí, sino también la que yo uso para que otros puedan también servirse de ella.
Podemos alumbrar nuestro propio camino y también ayudar con nuestra luz a que otros encuentren el suyo.
Alumbrar el camino de los otros no es tarea fácil. Muchas veces en lugar de ser luz y alumbrar a los demás, les aportamos nuestras propias sombras y les oscurecemos y dificultamos mucho más el camino.

Puedes ser luz:
Con tu generosidad,
con tu sonrisa,
con tu sensibilidad,
con tu ternura,
con tu oración,
con tu cercanía,
con tu AMOR...

viernes, 18 de noviembre de 2016

Sólo queda lo que damos


Sólo nos acariciará, el amor que prodigamos.
Sólo nos alegrará, la sonrisa que regalamos.
Sólo nos desalterará, el agua que juntos bebimos.
Sólo nos alimentará, el pan que compartimos.
Sólo nos cubrirá, el vestido con que al prójimo arropamos.
Sólo nos consolará, la palabra con que reconfortamos.
Sólo nos guiará, la verdad que proclamamos.
Sólo nos sanará, el consuelo del enfermo que visitamos.
Sólo nos dará paz, la ofensa que perdonamos.
Sólo hará renacer la esperanza, la mirada que al cielo dirigimos y las manos con que abrazamos.
Sólo nos conducirá a la VIDA, la confianza que en el Padre depositamos.
 Sólo la humilde solidaridad de cada día, como flor que en silencio entrega su perfume, construye fraternidad y enriquece nuestras vidas...
ASI….SÓLO NOS QUEDA LO QUE DAMOS.

viernes, 14 de octubre de 2016

Dios cuenta con nosotros


Sólo Dios crea... pero nos encarga de realzar  la creación
Sólo Dios da la vida... pero nos encarga de nutrirla
Sólo Dios da el crecimiento...  pero nos encarga de fortalecer este crecimiento
Sólo Dios otorga la fe...  pero nos encarga a ser signos de Dios para otros
Sólo Dios otorga el amor...  pero nos encarga a cuidar de los demás
Sólo Dios otorga la esperanza...  pero nos encarga a dar razón de esperanza a otros
Sólo Dios otorga poder...  pero nos encarga a mover las cosas
Sólo Dios puede dar la paz...  pero nos encarga  a construir puentes
Sólo Dios da alegría...  pero nos encarga de irradiarla
Sólo Dios es el camino...  pero nos encarga de mostrarlo a los demás
Sólo Dios es la luz...  pero nos encarga a hacerla brillar en el mundo
Sólo Dios realiza milagros...  pero nosotros tenemos que darle nuestros panes y peces
Sólo Dios hace lo imposible... pero nos encarga a hacer lo posible. Amén.



sábado, 10 de septiembre de 2016

Somos sembradores



lunes, 1 de agosto de 2016

¡Lo que tenemos hoy!


Hoy tenemos edificios más altos y autopistas más anchas, pero temperamentos más cortos y puntos de vistas más estrechos. Gastamos más, pero disfrutamos menos.Tenemos casas más grandes, pero familias más chicas. Tenemos más compromisos, pero menos tiempo. Tenemos más conocimientos, pero menos criterio. Tenemos más medicinas, pero menos salud. Hemos multiplicado nuestras posesiones, pero hemos reducido nuestros valores. Hablamos mucho, amamos poco y odiamos demasiado. Hemos llegado a la Luna y regresemos, pero tenemos problemas para cruzar la calle y ayudar a nuestro vecino. Hemos conquistado el espacio exterior pero no el interior. Tenemos mayores ingresos, pero menos moral. Estos son tiempos de casas más lindas, pero más hogares rotos.

Por todo esto, ahora: No guardes nada "Para una ocasión especial", porque cada día que vives es una ocasión especial. Lee más, aprovecha tus capacidades y talentos. Pasa más tiempo con tu familia y con tus amigos, come tu comida preferida, visita los sitios que te gustan. La vida es una sucesión de momentos para disfrutar, no es sólo para sobrevivir. Las frases "Uno de estos días", "Algún día", quítalas de tu vocabulario. Hagamos aquella carta que pensábamos escribir "uno de estos días". Digamos hoy a nuestros familiares y amigos, cuanto los queremos. Agrega la risa y la alegria, a tu vida. Cada día, hora, minutos son especiales, vívelos al máximo.

Para recordar:

Lo más importante de tu vida no es lo que tienes, ni lo que haces; lo único realmente importante en tu vida es lo que eres como persona. Si eres positivo, alegre, optimista, creativo, recursivo; si eres amable, cordial, gentil, respetuoso y buena persona, ¡Eso es lo que vale! Por eso, dale más importancia a lo que ERES y procura SER cada vez más y mejor persona.

¡Así enriquecerás tu vida!

domingo, 17 de julio de 2016

Para iniciar el día...


sábado, 4 de junio de 2016

Hoy aprendí


HOY APRENDÍ QUE...

El obstáculo más grande es: EL MIEDO
El día más bello es: HOY
Los mayores maestros son: LOS NIÑOS
El mayor error es: DARSE POR VENCIDO
El más grande defecto es: EL EGOISMO
La mayor distracción es: EL TRABAJO
La peor bancarrota es: EL DESÁNIMO
El sentimiento más vil es: LA ENVIDIA
El regalo más hermoso es: EL PERDÓN
El mayor conocimiento es: DIOS
Lo más maravilloso es: EL AMOR
La mayor felicidad es: LA PAZ




La persona que posee ideales, piensa y actúa con deseos grandes, queriendo ser mejor para toda la humanidad y comprometiéndose en aportar sus energías a un mismo propósito.


domingo, 1 de mayo de 2016

Fácil y difícil


Fácil es ocupar un lugar en la agenda telefónica.
Difícil es ocupar el corazón de alguien...

Fácil es herir a quien nos ama.
Difícil es curar esa herida...

Fácil es dictar reglas.
Difícil es seguirlas...

Fácil es soñar todas las noches.
Difícil es luchar por un sueño...

Fácil es exhibir la victoria.
Difícil es asumir la derrota con dignidad...

Fácil es admirar una luna llena.
Difícil es ver su otra cara...

Fácil es saber que estás rodeado por personas queridas.
Difícil es saber eso y sentirte solo...

Fácil es tropezar con una piedra.
Difícil es levantarte...

Fácil es disfrutar la vida todos los días.
Difícil es darle el verdadero valor...

Fácil es orar todas las noches.
Difícil es encontrar a Dios en las cosas pequeñas...

Fácil es prometerle a alguien algo.
Difícil es cumplirle esa promesa...

Fácil es decir que amamos.
Difícil es demostrarlo todos los días...

Fácil es criticar a los demás.
Difícil es mejorar uno mismo...

Fácil es cometer errores.
Difícil es aprender de ellos...

Fácil es llorar por el amor perdido.
Difícil es cuidarlo para no perderlo...

Fácil es pensar en mejorar.
Difícil es dejar de pensarlo y solamente hacerlo...


viernes, 29 de abril de 2016

El saco de plumas




Había una vez un hombre que calumnió grandemente a un amigo suyo, todo por la envidia que le tuvo al ver el éxito que este había alcanzado.

Tiempo después se arrepintió de la ruina que trajo con sus calumnias a ese amigo, y visitó a 
un hombre muy sabio a quien le dijo:

"Quiero arreglar todo el mal que hice a mi amigo. ¿Cómo puedo hacerlo?",
a lo que el hombre respondió: "Toma un saco lleno de plumas ligeras y pequeñas y suelta una donde vayas".

El hombre muy contento por aquello tan fácil tomó el saco lleno de plumas y al cabo de un día las había soltado todas.

Volvió donde el sabio y le dijo: "Ya he terminado", a lo que el sabio contestó: "Esa es la parte más fácil.
Ahora debes volver a llenar el saco con las mismas plumas que soltaste.
Sal a la calle y búscalas".
El hombre se sintió muy triste, pues sabía lo que eso significaba y no pudo juntar casi ninguna.

Al volver, el hombre sabio le dijo:
"Así como no pudiste juntar de nuevo las plumas que volaron con el viento, así mismo el mal que hiciste voló de boca en boca y el daño ya está hecho. Lo único que puedes hacer es pedirle perdón a tu amigo, pues no hay forma de revertir lo que hiciste".


viernes, 25 de marzo de 2016

Hoy sembraré


Hoy sembraré una sonrisa...para que haya más alegría.
Hoy sembraré una palabra consoladora...para cosechar serenidad.
Hoy sembraré un gesto de caridad...para que haya más amor.
Hoy sembraré una oración...para que el hombre esté más cerca de Dios.
Hoy sembraré palabras y gestos de verdad...para que no crezca la mentira.
Hoy sembraré serenidad de acciones...para colaborar con la paz.
Hoy sembraré un gesto pacífico...para que haya menos nervios.
Hoy sembraré en mi mente una buena lectura...para el gozo de mi espíritu.
Hoy sembraré justicia en mis gestos y palabras...para que reine la verdad.
Hoy sembraré un gesto de delicadeza...para que haya más bondad.
SI CADA UNO DE NOSOTROS EN EL DIA DE HOY SEMBRAMOS AL MENOS ALGUNAS DE ESTAS SEMILLAS...posiblemente nos podamos mirar como verdaderos Hermanos, Hijos de un mismo DIOS CREADOR y colaboradores de un mundo más humano...

Y tú .... ¿Qúe quieres sembrar?
...
..
.

sábado, 20 de febrero de 2016

El carpintero

Un carpintero, estaba a punto de pensionarse. Contó a su jefe sus planes de dejar el trabajo para dedicar más tiempo a su familia. Claro que echaría de menos el sueldo mensual, pero sentía que tenía que parar.
 El dueño de la empresa se mostró apesadumbrado al saber que perdería a uno de sus mejores empleados, pero le pidió, como un favor especial, que construyese una última casa.
El carpintero accedió por compromiso, para complacer a su jefe. Pero su mente y su corazón no estaban en el trabajo. No puso mucho esmero, ni entusiasmo en el trabajo, como en otras épocas; no cuidó los detalles y usó materiales de calidad dudosa. Fue una manera lamentable de concluir su carrera.
Cuando el trabajo estuvo terminado, el jefe vino a inspeccionar la casa  y entregó al carpintero la llave de la puerta principal.
Querido amigo, ésta casa es tuya. Es mi regalo por todos los esfuerzos que pusiste en la empresa.
 El carpintero quedó mudo. Si hubiera sabido que estaba construyendo su propia casa, la hubiera hecho con absoluta dedicación.

Así es la vida: En todo lo que hagas, piensa que lo estás haciendo en primer lugar para ti mismo.
 Muchas veces, no damos lo mejor en nuestro trabajo, a nuestra familia, a nuestros amigos  y no nos damos cuenta  que tenemos la vida que nosotros mismos hemos construido…
¡Construyámosla con sabiduría!

lunes, 30 de noviembre de 2015

El eco de la vida


Un niño y su padre caminaban entre las montañas. De repente, el hijo tropezó y cayó al suelo gritando Aaahhh!
Para su sorpresa, oyó una voz a lo lejos que gritaba como él.

Con curiosidad el niño preguntó: ¿Quién está ahí?
¿Quién está ahííí…? Le respondieron.

Molesto con la respuesta, el niño gritó: Cobarde. Pero le respondieron de la misma manera: Cobardeee…

El niño desconcertado le preguntó a su padre: ¿Qué sucede papá?
El padre, sonriendo le dijo: Hijo mío, presta atención.

Se levantó y dirigiéndose a la montaña, gritó: Te admiro.
La voz respondió: Te admirooo...
Volvió a gritar: Eres un campeón.
Y la voz le respondió: Eres un campeónnn...

El niño estaba asombrado y no entendía. Se llama Eco, le explicó el padre, aunque en realidad es la vida. Te devuelve todo lo que dices o haces. Nuestra vida es simplemente un reflejo de nuestras acciones.

Si deseas más amor en el mundo, crea más amor a tu alrededor. Si deseas felicidad, da felicidad a los que te rodean. Si quieres recibir una sonrisa, sonríe a los que conoces.

Esta relación se aplica a todos los aspectos de la vida. La vida te dará de regreso, exactamente aquello que tú le has dado. Tu vida no es una coincidencia, es un reflejo tuyo.

Alguien dijo: Si no te gusta lo que recibes de vuelta, revisa muy bien lo que estás dando...

Aprendí y decidí... Y así después de tanto esperar, un día como cualquier otro decidí triunfar... y decidí no esperar que llegaran las oportunidades, sino salir yo mismo a buscarlas.

Decidí ver cada problema como la oportunidad de encontrar una solución, decidí ver cada desierto como la oportunidad de encontrar un oasis, decidí ver cada noche como un misterio a resolver, decidí ver cada día como una nueva oportunidad de ser feliz.

Aquel día descubrí que mi único rival eran mis propias debilidades, y que en ellas mismas está la única y mejor forma de superarnos. Aquel día dejé de tenerle miedo a fallar, o perder y empecé a tenerle miedo a no intentar ganar. Descubrí que yo no era el mejor y que quizá nunca lo fui, me dejó de importar quién ganaba o perdía, ahora lo único que me importa es simplemente saberme mejor que ayer.

Aprendí que lo difícil no es llegar a la cima, sino jamás dejar de subir. No llegar a una posición, sino mantenerme.

Aprendí que el mejor triunfo que puedo tener es el derecho a llamar a alguien "Amigo".

Descubrí que el amor es más que un simple estado de enamoramiento, el amor es una manera de vivir.

Aquel día dejé de ser un reflejo de mis escasos triunfos pasados y empecé a ser mi propia tenue luz de este presente; aprendí que de nada sirve ser luz si no vas a iluminar el camino de los demás.

Aquel día decidí cambiar tantas cosas... aquel día aprendí que los sueños son solamente para hacerse realidad, desde aquel día ya no duermo para descansar...ahora duermo para soñar.

martes, 20 de octubre de 2015

El tamaño de las personas