¡Te damos la bienvenida!



martes, 1 de febrero de 2011

Comunicación con Dios


La oración de los cinco dedos



1. El dedo pulgar es el que está más cerca de ti. Así que comienza orando por aquellos que están más unidos a ti. Son los más fáciles de recordar. Orar por los que amamos es "una dulce tarea."

2. El próximo dedo es el índice: Ora por los que enseñan, instruyen y curan. Ellos necesitan apoyo y sabiduría al conducir a otros por la dirección correcta. Mantenlos en tus oraciones.

3. El siguiente dedo es el más alto. Nos recuerda a nuestros líderes, a los gobernantes, a quienes tienen autoridad. Ellos necesitan la dirección divina.


4. El próximo dedo es el del anillo. Sorprendentemente, este es nuestro dedo más débil. El nos recuerda orar por los débiles, enfermos o afligidos por problemas. Ellos necesitan tus oraciones.


5. Y finalmente tenemos nuestro pequeño dedo, el más pequeño de todos. El menique debería recordarte orar por ti mismo. Cuando hayas terminado de orar por los primeros cuatro grupos, tus propias necesidades aparecerán en una perspectiva correcta y estarás preparado para orar por ti mismo de una manera más efectiva.